domingo, 15 de marzo de 2015

Las criaturas del inframundo.



Hay unos cuantos. 
Allí te esperan, pacientemente, para  cogerte – ta deg y acojonarte – skremme vettet av deg. Están por todas partes; en los bosques, no exactamente en las explotaciones forestales, sino en los profundos y umbríos bosques vírgenes – eventyrskogene -  donde los árboles se caen de viejos para dar paso a nuevos brotes.  Están en los lagos, en las lagunas, en los pantanos y en los ríos, siempre vigilando para  así captar tus sueños y tu alma.  Y por supuesto están en las montañas, a veces viven en cuevas y otras veces son la montaña en sí. 

En los barcos, en las iglesias y sobre todo en los fjøs (las cuadras y los corrales de las granjas) y junto a marineros, feligreses y granjeros, habitan unos seres que principalmente se dedican a la vigilancia y al cuidado de los animales y de las personas.

Eventyrskogen, según Edvard Munch.
Enlace imagen: munch150.no



Incluso se ha visto al más grande y al más temible en plena Karl Johan en Oslo.

Enlace imagen: folkeeventyr.no

No es de extrañar, que en este reino de naturaleza salvaje y hermosa, pero a la vez  estremecedora y temible, hayan surgido estas criaturas fantásticas.

Allá, en la era vikinga, estaban primero los æsir, los vasir y los gigantescos jotun, con sede en la cordillera de Jotunheimen.  Estos últimos fueron los inventores del mjød (Aguamiel).   Comían carne humana y bebían, además de mjød, la sangre de sus víctimas. Menos mal que perdieron la batalla contra Odín y su séquito y así acabó su terrorífico reinado para dar paso a otro. Estos  seres tienen categoría de mitológicos, pero a veces no es fácil diferenciar la fábula del mundo de los Dioses…

La criatura más bella del inframundo, aunque sólo por fuera, es la huldra. Un ser de cabellera larga y cola de vaca y a veces tiene orejas de lince. Tiene la espalda abierta, y  por lo tanto, vista por detrás a veces parece un viejo tronco. No es de fiar, seduce a los hombres y sólo les deja vivir si después de un buen meneo, queda totalmente satisfecha. Según algunas leyendas, las huldras son descendientes de Adán y su primera mujer Lilith.

Enlace imagen : Pinterest

En las lagunas, lagos y pantanos, vive una criatura acuática llamada Nøkken, que a veces  sólo aparece en forma de neblina. Otras veces se muestra como un ser masculino con ojos bien iluminados. Y otras veces como un hermoso caballo blanco. Estos seres te hacen creer que están muy solos allí en medio del agua, pero si te apiadas de la pobre criatura, estás más que perdido. Él te atrapa y te lleva a las profundas y negras aguas y allí te quedas para siempre jamás. Según una leyenda, nøkken necesita ahogar como mínimo a una persona por año.


Mi ilustración favorita de Th. Kittelesen
Enlace imagen: ndla.no
Aquí nøkken en forma de caballo.
Enlace imagen: blaafarveverket.no

En los ríos – elver-  y en las cascadas – fosser - es fácil encontrase al Fossegrimmen y bien conocidas son sus artes para tocar el violín. Y si le traes un buen jamón de cordero,  cuatro jueves seguidos, te enseña a tocar el violín como él. Eso sí, el jamón tiene que ser robado.

Otra criatura acuática es Draugen, pero éste vive en la costa y es un fantasma – gjenferd - porque había estado muerto una vez y había sido pescador en vida. Su desgracia fue no haber sido enterrado en tierra cristiana. Si te topas con éste en el mar, también estás perdido, salvo que seas muy, muy valiente y nordlending, según una leyenda.  Nordlendingen en cuestión , que se llamaba Ola, estaba un poco borracho, era Nochebuena – Julaften – y se topó con el monstruo, le metió una estaca en la espalda y se fue a corriendo a pedirles ayuda a las ánimas del cementerio y entre todos ganaron la batalla y ya no se ha vuelto a ver a Draugen por esos lares.

El terrorífico Draugen, según Th. Kittelsen.
Enlace imagen: berfrois.com

No todos los seres del inframundo son monstruos, hay unos seres pequeños y barbudos, de carácter variable, vestidos con pantalones bombachos hasta la rodilla, lusekofte (un cardigan muy noruego) y gorro rojo. Estos hombrecillos son los guardianes de las granjas y se les denomina Fjøsnisser. Se ponen muy contentos en navidad, porque los granjeros y todos los niños del país, les pone su comida favorita que es el grøt med smørøye (arroz con leche caliente con una bola de mantequilla en medio). Sin grøt no hay ni regalos de navidad ni vigilancia de la granja. Un trato es un trato.

El fjøsnisse, cuando está de buenas, mima y cuida de los animales.
Enlace imagen: sandinavianchristmastraditions.com

Kirkenissen (El nisse de la iglesia) y Skipsnissen (El nisse de los barcos) apenas se ven en Noruega. Estos seres aparecen más en Suecia y Dinamarca. Se ve que a los noruegos les basta el cura y el fornido capitán para el cuidado de sus dominios.

Algunos afirman que es el temor a los profundos bosques y montañas, sobre todo cuando oscurece, durante den blå timen (hora azul) que por estas latitudes dura más tiempo que en el sur, y por lo tanto el miedo es mayor.  Perdidos en la montaña o en los umbríos bosques, nosotros, los humanos, no somos nadie. El silencio te puede sobrecoger, sólo para ser roto por el susurro del viento entre  las copas de árboles milenarios.

Trollkjerring, según Th Kittelesen.
Enlace imagen: kei.soup.io


Hemos entrado en el reino de los troll y de repente aparecen, como de la nada, feos, enormes y lentos, con la cabeza, o con dos o tres, enmarañadas y llenas de musgo. 
Incluso hay una trollkjerring (troll femenino) que lleva la cabeza debajo del brazo 
Y a veces tienen un solo ojo, aunque muy hermoso. Ahora todo es muy confuso, porque de repente parecen estar  muy quietos e inamovibles, pero eso es porque no sabes si simplemente están descansando o son el árbol o el cerro en sí.

Troll de un solo ojo, según Th. Kittelelsen
no.wikipedia.org

Hasta los bravos vikingos temían a los troll. Igual era porque poseían más magia y riquezas  que ellos, ya que el troll, con su aspecto desastroso y descuidado, posee enormes riquezas. La magia 'trolesca' se llama trolldom, y te puede convertir en piedra – bergtatt – si no le obedeces.

Troll en forma de un viejo abeto, según Th. Kittelsen.
Enlace imagen: blaafarveverket.no

Vagan por el bosque y por la montaña buscando a sus víctimas para comérselos. Tienen olfato de sabueso y cuando huelen  kristenmanns blod (sangre de cristiano) no paran hasta pillarte. 
El troll nunca ha sido religioso, nunca creyó en los Dioses de los vikingos, ni tampoco encontró a Jesús. 
Le basta con ser como es.


      Los troll se van de banquete al castillo de los troll.
                               Th. Kittelsen.
                    Enlace imagen: hunderfossen.no

El bueno de Th. Kittelsen también era escritor.
De su libro  «Troldskap» del 1892, narra:

"Sobre los grandes y oscuros cerros  llegaba una fila de seres extraños. Algunos tan viejos que incluso el musgo y los arbustos habían echado raíces en sus cuerpos, otros tan decrépitos y más viejos aún, y parecían raices retorcidos de pino y necesitaban ayuda de los otros para seguir. Chirriaba, rechinaba y crujía, se jadeaba y se resoplaba, porque todos querían ir a la fiesta, rodearse de oro y de brillo, estar en el castillo de Soria Moria, que allí enfrente se hallaba, temblando de luz y tonos vibrantes.
Despues de haber ido en círculo durante años y años, llegaron por fin al castillo...."





La ventaja que tiene el hombre sobre el troll, es que el hombre es mucho más astuto que el troll. Le engaña fácilmente y se libra así de su terrible destino, y de paso le roba sus tesoros.

Cuando clarea el día el troll, o se convierte en árbol o en piedra, por lo tanto no hay que temer nada.

Los únicos troll diurnos existentes que hay que temer ahora, son los nettroll, que son los troll de la red.

Enlace imagen: miaogjoner.blogg.no



Los troll han sido inspiración para  grandes artistas noruegos como Edvard Grieg y Henrik Ibsen. Y nadie los supo ilustrar como Theodor Kittelsen (1857-1914).


Aquí dejo un remake del I Dovregubbens Hall (E. Grieg), de la banda sonora de Peer Gynt de H. Ibsen:





Muchos lugares en Noruega deben su nombre a los troll, tales como la Cordillera de Trollheimen, Trollstrigen, una carretera retorcida e imposible de Møre og Romsdal, y como no, Trollveggen, el acantilado más alto de Europa con sus 1.100 metros.

Y cuando un crío se comporta mal, se dice que es un trollunge o que está lleno de trollskap.

En el XIX, durante el romanticismo, Asbjørnsen & Moe, recopilaron muchos de los cuentos de hadas (eventyr) noruegos en una gran colección, donde los troll son los protagonistas. 





10 comentarios:

  1. hola,
    me ha encantado tu articulo.
    yo llevo un par de annos por el norte y me ha parecido muy interesante, buena lectura para las noches largas
    un saludo, Nacho

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu visita y por ser lector :)

    Saludos mil :)

    ResponderEliminar
  3. Hola, gracias por este gran articulo.
    No imagináis como lo he disfrutado, me encanta la mitología y la fantasía.
    Tengo una mente increíble para introducirme en la lectura, y vivir en primera personas todas las leyendas, cuentos, fabulas etc...
    Dentro de un tiempo más, iré a vivir al Norte de Noruega, y está claro que allí podré aprender mucho más de vuestra historia y curiosidades...
    Un gran abrazo desde España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita Elizabeth. Aprenderás mucho y sobre todo mucho sobre "banning" jeje. Son muy mal hablados los nordlendinger...pero buena gente.
      Lykke til! :)

      Eliminar
  4. Me declaro fan total de Kittelelsen, voy a buscar un par de láminas para mi casa nueva. Es buenísimo!!
    Gracias por la entrada, como siempre es genial.
    Besos desde Bergen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, Kittelsen es una pasada. Hasta los troll parecen unos seres entrañables, pero no te dejes engañar, te huelen a leguas...incluso en Bergen ;)

      Besitos mil

      Eliminar
  5. Toril, me has dejado prendada con la entrada. Con lo que me gusta a mí la mitología griega, ahora ya me he enamorado de la noruega. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, ten cuidadín allá en Sjetnemarka, que deben haber muchos, tan cerca del bosque como estáis ;)

      Klemazo y buen finde!

      Eliminar
  6. Amigo que gran aporte, estube buscando informacion sobre el Nøkken y las leyendas que inspiraron al Maestro Theodor kittelsen. mil gracias saludos desde Peru!

    ResponderEliminar